Compliance

Con la reforma del Código Penal operada en 2010, las personas jurídicas pueden incurrir también en responsabilidad penal que antes sólo estaba reservada a las personas físicas.

De acuerdo con el artículo 31 bis, las empresas pueden ser condenadas penalmente cuando sus responsables o sus empleados comentan algunos delitos concretos, un catálogo de más de una veintena de tipos delictivos.

Con reformas posteriores, se ha ido perfilando una excepción a esa responsabilidad, regulada hoy en el artículo 31.bis.2. La persona jurídica  quedará exenta penalmente si se dan una serie de circunstancias:

  • Que se haya adoptado antes de la comisión del delito un modelo de organización y gestión, con medidas de vigilancia y control idóneas para prevenir esos delitos.
  • Que exista en la empresa un órgano responsable de supervisar con autonomía el funcionamiento y el cumplimiento del modelo de prevención implantado.
  • Que quienes cometan el delito lo hayan hecho eludiendo fraudulentamente esos modelos de organización y de prevención
  • Y que no haya una omisión o un ejercicio insuficiente en las funciones de supervisión, vigilancia y control del citado órgano.
  • Por ello, es de suma importancia que la sociedad laboral o cooperativa cumpla estos requisitos, de forma que no corra el riesgo de que una actuación irregular de uno de sus miembros pueda perjudicar seriamente al proyecto empresarial compartido del que viven todos los socios.

Desde nuestra firma ofrecemos el servicio profesional de definir y de poner en marcha Programas internos de Compliance a la medida de cada empresa, conociendo y teniendo muy en cuenta para ello las características y dinámicas propias de los modelos propios de la Economía Social.

Consúltanos sin compromiso en despacho@abogadosdecooperativas.com.